Personal, Viajes

Lo que pasó en julio

No me puedo creer que ya sea agosto y solamente nos queden cuatro meses antes de embarcarnos en la gran aventura viajera. No puedo negar que estoy muy emocionada y tengo muchísimas ganas de partir, pero por otro lado es inevitable ponerme un poco nerviosa  (sobre todo cuando pienso en todas las cosas que nos quedan por hacer).

Si había dicho que el principio del verano me había pillado con la tendinitis, en julio las citas médicas han continuado con el pie, los dientes, los oídos… Ya estoy bastante harta de ir al médico dos veces en semana por una u otra cosa. Con un poco de suerte terminamos todo este mes con la visita al centro internacional del viajero donde nos pondrán algunas de las vacunas recomendadas durante nuestro viaje.

Poniéndome al día en japonés antes del gran viaje.

Mi francés ha pasado prácticamente todo el mes en Toulouse trabajando, fue una oportunidad interesante para la que se propuso. Yo, por mi lado, también he estado liada con trabajo. Aunque creía que no tendría muchas clases por las vacaciones, al final he tenido bastantes solicitudes. Además todo lo que trabajemos de más nos ayudará para ahorrar un poco más.

En la plaza del Capitolio, Toulouse.

Durante mi tiempo sola he podido adelantar trabajo de mis tarjetas, pero ya he tenido que parar y centrarme más en la casa y todo lo que vamos a conservar para nuestra vuelta. Todo lo demás buscará un nuevo hogar. No creo en tirar las cosas tan fácilmente, por lo que hemos decidido que participaremos en un rastro a final de verano para intentar vender todo lo que podamos, donando el resto a conocidos u organizaciones caritativas. Esto significa que estamos haciendo una gran limpieza del piso, desde vajilla hasta libros y ropa, y todo lo que caiga.

Durante la estancia de mi francés en Toulouse fui a visitarlo para celebrar por adelantado su cumpleaños. Estuvimos en un hotel en todo el centro, lo que facilitó mucho movernos el viernes y visitando de nuevo el casco antiguo de la ciudad (que ya conocía de hace unos años cuando vivía en el sur de Francia). El sábado, nos fuimos de excursión toda la tarde para descubrir la región del Tarn. Antes le invité a un restaurante de comida fusión donde nos deleitamos con un bento moderno.

El lugar se llama Sandyan, propiedad de un chef de estrella Michelín que propone platos un poco más accesibles para el público. Este fue su regalo de cumpleaños, ya que nosotros creemos que es mejor regalar experiencias que material. El bento lo proponen en la parte de pastelería y es recomendable reservar Los postres (que se pueden comprar para llevar son toda una delicia visual y gustativa). Si no, el día de la Fiesta Nacional fuimos a cenar antes de ver el espectáculo de fuegos artificiales en un pequeño restaurante de cocina tradicional libanesa que nos encantó (Rue Pargaminières nº 87, S com Saj).

En nuestro recorrido por el Tarn, hicimos parada para ver pasar el Tour de France de ciclismo (básicamente porque teníamos que coger la misma carretera que ellos y estaba cortada),nos bañamos en el río Viaur en Laguépie, donde nos tomamos un refrigerio, y continuamos haciendo escala (buscando dónde cenar) en tres pueblos súper bonitos: Cordes-sur-Ciel, Puycelsi, Castelnau-de-Montamiral.

Esperando el pelotón ciclista.
El castillo de Laguépie y el río Viaur.

En el primero nos quedamos planchados porque, al haber un festival medieval, entrar al centro del burgo costaba 9€ (lo cual es un poco fuerte porque es un pueblo al fin y al cabo, y sobre todo porque antes de llegar tienes que subir un montón de cuestas empinadísimas). Los otros dos son también preciosos, todos construidos en piedra, con callejuelas encantadoras en las que perderse o admirar las flores en los parterres. Además, al estar en colinas, las vistas del valle y los viñedos eran de quitar el hipo. Una zona muy recomendable, sobre todo si seguís el etiquetado de los pueblos (a los franceses les encanta poner etiquetas), que si El Pueblo Más Bonito, El Pueblo Preferido de los Franceses, Los Pueblos Floridos… entre otros.

La plaza central de Castelnau-de-Montmiral.

Sin darnos cuenta el mes de julio ha pasado volando y aquí estamos. Ya hemos comprado algunos billetes de avión suplementarios entre varios de nuestros destinos, los de más distancia ya que habrá fronteras que haremos por tierra, y tampoco queremos cerrarnos demasiadas opciones. Seguimos estudiando nuestras guías de viaje y diferentes páginas web, y aceptando todo tipo de recomendaciones si las tenéis. ¡Nos vamos en cuatro meses dirección Hong Kong y todavía tenemos un montón de papeleo por hacer! Os actualizo en un mes.

La tarta de fresa con la que celebramos el cumple del francés.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s