Lifestyle, Moda y belleza, Viajes

¿Cómo hago la maleta para un año de viaje?

Esta es una de las primeras preguntas que ciertas personas me han formulado cuando les he contado que pensábamos irnos un año entero de “viaje sabático” (lo pongo entre paréntesis porque no tengo muy claro aún cómo definir este proyecto). Es cierto que parece una cuestión agobiante cuando, además, no tienes muy claro todavía a qué lugares vas a ir ni cuánto tiempo te vas a quedar en cada uno. ¡Pero al mismo tiempo es todo un desafío!

Resultado de imagen para maleta para un añoTras mi último fiasco de maletas (que se multiplicaron como hongos) cuando viví en Saint Céré en 2010, tenía claro que al prepararme para pasar 6 meses en Hong Kong me tenía que imponer 3 reglas:

  1. no más de 20 kilos:  me habría encantado tener un modelito diferente cada día, pero siendo prácticos no pretendía cargar con 40kg, dos maletas en cada brazo, el ordenador y el paraguas. La clave está en llevar un mínimo de ropa práctica con atuendos neutros y otros más arreglados que pudiera combinar fácilmente.
  2. ropa que abandonar: como sabía de sobra que acabaría comprando cosas (no solamente ropa, sino también libros y recuerdos), decidí llevarme algunas prendas de diario que ya tenían vivido lo suficiente como para que no me diera pena deshacerme de ellas al final del viaje (unos vaqueros, unas sandalias, un jerséy…).
  3. el efecto “cebolla”: Hay que tener en cuenta el tiempo que va a hacer. Mi período comprendía final de verano, otoño lluvioso, invierno (con nieve en Japón y China)… básicamente un poco de cada estación pero sobre todo de entretiempo que podía combinar en varias capas cuando aumenta el frío que a su vez podemos quitar cuando llega la calor.

Pues bien, respeté estos tres principios y la ropa que me traje compensó la que me dejé; al final mi maleta facturada no pesaba ni 23kg (la de mano también se quedó en el mismo peso y eso que me traje una sartén… pero eso es otra historia para otro día). ¿Me habría venido bien tener más ropa? Sinceramente no lo creo, habría habido seguramente ropa que no me habría puesto (como me ocurrió en Perpiñán, por ejemplo). Toda la ropa que me llevé fue usada en alguna ocasión, incluso la más elegante, y cuando algo me hizo mucha falta, me lo compré.

Así que cuando pienso en qué me llevaré para el año en el extranjero que vamos a pasar, tengo que replantearme las reglas que funcionaron para Hong Kong por completo.

¿Cómo preparar la maleta para un año de viaje?

Voy a dar unas ideas generales que se pueden aplicar para cuando uno se marcha de viaje estático o de viaje en movimiento. Recordemos que no es lo mismo irse un año de Erasmus donde tendremos un alojamiento determinado durante la gran parte del tiempo, o irse un año a visitar varios lugares recorriendo territorios extensos. Aunque nuestro caso es el segundo, la mayoría de consejos sirven también para el primero.

Algo que me funciona de verdad es la división de la ropa por temporada, incluyendo una de entretiempo con cosas un poco neutras tipo deporte o medias mangas (pero nunca abuséis de esta temporada a menos que el clima lo justifique). El truco está en poner más cantidad de ropa cuando la temporada cubra más tiempo y, sobre todo, usando la técnica de la “cebolla”.

Además a mí me gusta supervisar mi maleta con lo que me llevo y me traigo de vuelta, para que no se me pierda nada por el camino; por eso en este imprimible que veis (similar al que usé para HK) hay dos columnas extra a la derecha de cada artículo. He actualizado el documento con unos adornos y la columna de cantidad está vacía para que la podáis personalizar. Se puede descargar aquí.

Pasos importantísimos:

1) Tener en cuenta el clima y dividir la ropa por temporada: Hay que saber cuánto tiempo vamos a pasar en cada región, cuándo (aproximadamente) y qué condiciones climáticas habrá (como temperaturas máximas y mínimas, estación de lluvias, porcentajes de humedad). Según esta información podremos dividir en nuestro clasificador el tipo y cantidad de ropa que queremos llevar con nosotros.

EJEMPLO: para Hong Kong tuve 1,5 meses de invierno, 1,5 mes de verano y 2 meses de otoño húmedo aproximadamente. Favoricé camisetas de media y corta manga con rebecas para el otoño y con chaquetas para el invierno.

Para las cantidades tened en cuenta también que normalmente cambiamos más de parte de arriba que de abajo. Yo suelo optar por 3 prendas de arriba por 1 de abajo, y un par de zapatos por cada dos o tres partes de abajo/vestidos.

Hay también una regla bastante extendida que consiste en contar del 5 al 1 de lo más frecuente a lo menos: por ejemplo 5 partes de arriba (camisetas/chaquetas), 4 partes de abajo (pantalones/faldas), 3 vestidos; 2 pares de zapatos, 1 bolso.

Resultado de imagen de 5 4 3 2 1 clothes rachelboulevard 2) Favorecer ropa fácil de mantener: Aunque el lino sea ideal para climas cálidos y húmedos, es un engorro porque se arruga fácilmente. Opta por tejidos como un algodón que se arrugue poco o sintéticos que no pesen demasiado (ojo con las alergias). A menos de estar muy seguro de tener una plancha en tu destino, mejor evitar estas prendas complicadas que se quedan como una pasa tras el lavado.

Resultado de imagen de ropa coidgo lavado

3) Elegir ropa de estilo neutro: Para evitar llevar demasiada ropa, es mejor tener ciertas prendas que se pueden usar en diferentes contextos o que se pueden modificar fácilmente con un complemento o zapatos diferentes. Por ejemplo, siempre tengo a mano una camiseta negra y otra blanca: con un short me valen para hacer una excursión, con una falda un poco más mona y un collar me sirven para un restaurante. Los neutros no tienen por qué ser siempre en negro o blanco; gris, marrón o azul también valen. Por supuesto, el vaquero es el comodín estrella pero hay ciertos tonos que pueden ser traicioneros, así que cuidado.

Resultado de imagen de choose trvael clothes by colorTambién puedes optar por una paleta de colores precisa que sabes va a facilitar las combinaciones de prendas. Parte de colores básicos como negro, blanco o vaquero que pegan con todo, y añade ciertas prendas con colores un poco más vivos de los que puedes elegir varios tonos (pero no abuses, más de dos colores puede ser arriesgado, mejor si son colores complementarios). Por supuesto, los complementos deben ser comodines que se puedan combinar con la mayoría de conjuntos (y cuando digo complementos quiero prestar atención sobre todo a zapatos y bolsos).
Imagen relacionada4) No olvidar los básicos: El pantalón vaquero y unos pantalones cortos se pueden combinar con cualquier otra cosa: con tacones o con chanclas, con blusa o camiseta de tirantes, con colores claros u oscuros. Una chaqueta vaquera, un bolso de mano pequeño, un vestido negro o unas manoletinas (bailarinas) tampoco pueden faltar en tu maleta. El pijama también es esencial, a menudo se olvida 😉

Imagen relacionadaEl último punto, cómo poner todo en la maleta, lo dejo para otra vez porque os quiero dar muchas precisiones sobre cómo optimizar el espacio. Además en breve habré empezado mi propia maleta y os enseñaré mis avances. Espero que estas ideas os sirvan incluso si vais de viaje por menos de un año 😉

 

 

1 thought on “¿Cómo hago la maleta para un año de viaje?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s