Viajes

14 datos curiosos sobre Taiwán y nuestras conclusiones

Actualmente estamos en Vietnam, y antes de que se me olvide lo que vivimos en nuestra aventura anterior, os quiero resumir nuestras impresiones.

Taiwán tiene una situación política un tanto complicada. Tras el fin de la guerra civil en 1949, los nacionalistas que habían creado la República China en 1912 se exiliaron aquí, y el partido comunista creó la República Popular China con capital en Beijing. La RPC no reconoce Taiwán como república independiente, sino como una provincia más. Taiwán y sus islas siguen la vida como si nada fuera, pero no forman parte de las Naciones Unidas, tan solo es reconocido como estado soberano por una veintena de países, y en las competiciones deportivas debe participar como Taipéi Chino… con tal de no crear un conflicto político con su vecino.

Aquí algunos datos curiosos de este lugar para entrar en calor:

  • Fueron los portugueses quienes la llamaron Formosa cuando la avistaron en el siglo XVI por su majestuosas montañas, sorprendentes acantilados y exultante vegetación.
  • Es uno de los países con más densidad de población del mundo, a pesar de que tiene grandes áreas de parques naturales.
  • Las estaciones de tren cuentan con una zona especialmente reservada para mujeres durante la noche y algunos vagones tienen zona familiar.
  • Es totalmente normal tomar la cerveza con hielo, pero no nos engañemos, la bebida por excelencia es el té.
  • Es totalmente normal compartir mesa con extraños en un restaurante, así que hazte a la idea de que muchos comen con la boca abierta y sorben los fideos sonoramente.
  • Muchas de las principales empresas de electrónica tienen su sede en Taiwán hoy en día.
  • Es muy común ver a la gente paseando a sus perros en carritos y disfrazados. Hay tiendas con un sinfín de trajes ridículos para perros. Pero no hemos visto tantos, solo en grandes ciudades.

  • La isla atraviesa el Trópico de Cáncer, por lo que son frecuentes los terremotos y tifones. Además puede llover durante varios días sin parar (lo hemos comprobado).
  • El béisbol es el deporte más popular.
  • Se considera de mala educación desperdiciar comida, así que allí donde comas, asegúrate de terminar lo que tengas en el plato.
  • Los camiones de la basura anuncian su paso con música. Al principio pensábamos que era el vendedor de helados 😁
  • La primera mujer que consiguió un Premio Nobel de la Paz fue Lu Hsien-lein, una taiwanesa.
  • Al igual que en China, el color de las bodas es el rojo, que simboliza la buena fortuna; el blanco es el color de la muerte y lo emplean en los funerales. Aunque cada vez más se ven bodas a la occidental.
  • Japón ocupó Taiwán durante cincuenta años y su influencia se ve por todas partes, desde la arquitectura a la comida, pasando por el idioma.

Fuentes: 1 234 – ¡y nuestra propia experiencia!

NUESTRAS CONCLUSIONES

Dicen que lo mejor de esta isla es su gente, y es verdad. Por lo general han sido de lo más amable, con completos desconocidos proponiendo su ayuda, incluso cuando la barrera del idioma parecía imposible. Pero yo estoy de acuerdo con los portugueses y creo que lo más bonito de aquí son las vistas, el paisaje. Como he escrito justo antes, son el verdor de esas montañas que se deslizan hacia el mar, ese contraste con el cielo nublado, las formaciones rocosas espectaculares las que te dejan sin aliento.

La vida va más despacio que en Hong Kong, sobre todo cuando sales de la ciudad. La gente no parece agobiada por lo general. Son simpáticos con nosotros, a veces sin darse cuenta de que no nos enteramos absolutamente de nada, pero les decimos xiexie (gracias) y sus sonrisas se encienden. Unas muchachas nos hicieron un regalo improvisado tras responder una encuesta para un trabajo de la universidad, y ya no llevo la cuenta de cuántos nos han pedido hacernos fotos porque “somos muy guapos” (esto le sube el ánimo a cualquiera!).

Por otra parte, hay que acostumbrase a esos ruidos asquerosos que hacen en cualquier parte, eructos y escupitajos sobretodo, alguna flatulencia he oído también. Pero no por accidente, la dependienta de la librería me eructó a la cara mientras me daba la vuelta. Si eres ligero de estómago, como yo, es mejor que no vengas. En varias ocasiones he estado a punto de vomitar.

Las motos lo invaden todo, como parece ser lo normal en Asia, pero al menos los taiwaneses respetan las leyes de circulación. En las ciudades el aire es más pesado por el tráfico, las motos ocupan las aceras y no puedes andar más que por la carretera. Me sorprendió que no hubiera más suciedad en la calle (que la hay) porque, al contrario que Hong Kong, es imposible encontrar un cubo de basura si no es en el metro o un mercado nocturno (con suerte).

Así que quedémonos con lo bueno, la gente y la comida, sus mercados nocturnos, sus parques naturales, su tranquilidad y su cultura. Si elegís visitar Taiwán, no creo que os arrepintais, pero tendréis que alternar ciudad y naturaleza para no saturaros.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s