Viajes

Qué y dónde comimos en Hong Kong, con recomendaciones

Hong Kong es el paraíso del gourmet, ofrece todo tipo de cocinas del mundo y, aunque por lo general los precios pueden ser elevados, tiene opciones para todos los bolsillos. Por supuesto, lo que siempre recomiendo es conocer de antemano la gastronomía local y regional, pero es una pena no osar cosas diferentes cuando hay tantas opciones deliciosas a tu alcance.

Os voy a hablar de algunos de los lugares en los que comimos, de los platos que probamos y de dónde podéis inspiraros para encontrar lo que buscáis.

Lo primero que hay que saber es que la mayoría de la población de Hong Kong es china, originariamente de la provincia de Cantón (Guandong). Por eso su gastronomía empieza por la comida de base cantonesa, que puede llegar a ser muy sofisticada y tiene mucha fama internacional, y va cogiendo influencias de otros pueblos chinos más al norte, al igual que de culturas occidentales a mediados del siglo veinte. Gracias al crecimiento económico de la región, Hong Kong ha llevado su cocina a otro nivel llegando a perfeccionar recetas de otros países y a fusionarlas con el saber local para crear nuevas experiencias culinarias.

Una de las mejores experiencias (y más baratas) es la de comer en un dai pai dong, un restaurante callejero tradicional donde suelen servir uno o dos platos estrellas. Recomiendo el wanton mee, sopa con o sin fideos que tiene wanton o wonton (empanadillas rellenas). Uno de los pocos dai pai dong que aún quedan en la ciudad se encuentra en el barrio de Central y solo sirve hasta las 5 de la tarde. Se encuentra en la calle Mee Lun, se llama Sing Heung Yuen y su especialidad es la sopa de tomate con fideos instantáneos. Es súper barato, pero no te puedes quedar mucho tiempo porque siempre hay cola. También tenían otros platos pero básicamente son sopas y fideos.

La gran especialidad de Hong Kong son, sin duda, los dim sum (que verás como dumplings en algunos sitios, en inglés). No os puedo recomendar un único lugar para probarlos porque hay una infinidad de restaurantes que los presentan en sus cartas. Los encontraréis de todo tipo, con carne o pescado o verdura, de masa de trigo o arroz, más o menos sofisticados… Recuerdo que la universidad en la que tuve mi beca tenía un restaurante solo de dim sum a precios irrisorios… Mis favoritos son los har gao (con gambas), los siu mai (con cerdo y gambas, pero hay versiones) y los bao con carne de cerdo.

Uno de los pocos sitios donde aún puedes comer dim sum según salen de cocina (y no haciendo el pedido de antemano) es el Lin Heung Tea House en Central, es un poco caro pero la decoración tradicional y la experiencia de ver los camareros con los carritos vale la pena. Si no, podéis probar alguno de esos locales cool que proponen recetas nuevas y coloridas. Nosotros probamos los de Yum Cha que tienen por estrella los dim sum dulces (rellenos de crema pastelera) con ojitos incluidos. De todas formas, hay restaurantes de dim sum en todas partes, con precios más asequibles que os dan ganas de repetir, pero no los he probado todos (aunque no me importaría intentarlo, ja, ja).

Restaurante en el Peak
Yum Cha

A parte de los dim sum, la otra especialidad es el cerdo a la barbacoa. Tiene un sabor crujiente, ahumado y dulce que se equilibra con el arroz blanco hervido, aunque también lo veréis con fideos. Lo podréis encontrar por todas partes y por tan poco como 2 euros en los locales más chinos. En esos restaurantes donde a veces no tienen el menú en inglés y solo te puedes guiar por las fotos que adornan las paredes… Ahí se come rápido, barato y típico (¡así que no tengáis miedo!). En uno de esos comí los mejores fideos al estilo de Singapur de toda mi vida (muy ricos, fritos y un poco picantes, con gambas y carne).

Nosotros fuimos a este un par de veces porque estaba al lado de nuestro alojamiento en Jordan.
Cuando pides, anotan el precio de tu pedido en un ticket (el que se ve al lado del plato) y cuando terminas lo llevas a la caja para pagar allí directamente.

Para probar la cocina tradicional cantonesa siempre confío en mi amiga Crystal, que lleva en Hong Kong toda su vida y conoce buenos sitios. Esta vez nos llevó al que, según ella, es su restaurante preferido. Se llama Home Feel y se encuentra en el 109 de Austin Road, cerca de Jordan. El menú está en cantonés únicamente y el personal no hablaba mucho inglés, ¡Por eso es de agradecer tener amigos de allí! Entre algunos de los platos que probamos, que fueron un poco diferentes, se encuentra la sopa de pie de pollo (no es necesario comerse el pie si no se quiere), el cerdo en salsa agridulce (de verdad de las buenas), y el huevo hervido (que parecía un flan) que sale abajo a la izquierda de la foto.

Gracias a mis amigas por esta foto en el Home Feel.

También intentamos ir a algunos sitios más de moda y probamos el Little Bao, que tiene una chef bastante famosa que ha reinventado el concepto de bao. Podéis comer baos en un restaurante de dim sum, de tamaño pequeño y rellenos de muchas cositas, aunque sobretodo carne. Pero aquí lo hacen como si fuera una hamburguesa gourmet. Tienen pocas recetas, con un puñado de entrantes un poco a la americana y un postre un poco particular (hamburguesas fritas de helado, ¡una delicia! Las tienen de té verde o nata con sal). Es un poco carillo pero podéis beber agua del grifo, es algo que ofrecen en muchos restaurantes hongkoneses (aunque casi siempre es agua caliente, ya os aviso).

Si sois vegetarianos estáis de suerte porque hay muchas opciones, por todas partes. Nosotros fuimos a varios cerca de nuestro alojamiento pero no puedo decir que sean los mejores, ni los más baratos. En casi todos los restaurantes hay opciones vegetarianas y si no, vais a un templo budista. Nosotros probamos el del monasterio de Po Lin, tenían menús fijos un poco caros pero la verdad es que no pudimos terminarlo.

Arroz con tofu, rollitos fritos, verdura salteada, champiñones, sopa…

Por último, voy a acabar con el postre… Porque aunque es mi parte favorita, no siempre encuentro mi gusto en la cultura asiática. En Hong Kong existen restaurantes únicamente de postre. ¡Como lo oís! Tienen sobre todo el bubble tea que tiene como bolitas de tapioca u otros dentro, y el shaved ice, que es como un helado de hielo (no de leche) con fruta. A mí el primero no me gusta y el segundo no me apasiona, pero creo que debéis probarlos.

Mi preferido es uno que viene, en realidad, de Europa. Es una adaptación de los pasteles de nata portugueses, pero no se parecen mucho. Se les llama eggtarts, y hay versiones hasta con queso pero las mejores son las originales, con crema pastelera. Las veréis por muchos sitios pero la pastelería más antigua y conocida está en Central y se llama Tai Cheong Bakery.

Mini eggtarts en un restaurante del Peak

Hay muchas pastelerías tradicionales que presentan dulces interesantes, hechos con ingredientes como sésamo, piña, jengibre y otros. Me da pena porque en la mayoría presentan los productos con mucho plástico… Pero es interesante probarlos. En la foto me veis con la caja regalo de mis amigas, pero no consigo acordarme del nombre de la pastelería…

Thanks to Crystal and Flora!

Espero que con estos consejos os atreváis a probar la cocina hongkonesa. Si tenéis preguntas, dejadme un comentario e intentaré ayudaros. Y no os preocupéis, nosotros también fuimos a comer pizza, a un restaurante mexicano y a un japonés…no solo comimos en puestos callejeros de fideos 😉

Y hablando de comida, hoy vamos a Bangkok y ¡tengo ganas de probar cosas exóticas! Ya os contaré…

2 comentarios en “Qué y dónde comimos en Hong Kong, con recomendaciones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s