Viajes

15 cosas que hacer en Luang Prabang

En nuestra única escala en Laos tuvimos la suerte de pasar el tiempo suficiente para conocer a fondo Luang Prabang. Aunque muchos dirán que es un lugar muy turístico y que no representa la realidad general del país, creo firmemente que es un punto fantástico de partida para aquellos viajeros menos intrépidos.

Tiene un pequeño aeropuerto con conexiones en Laos, Tailandia, Vietnam, y algunas ciudades chinas; en él se puede obtener el visado a la llegada (preved dólares americanos y una fotografía tamaño carnet). Desde allí podéis coger un taxi o un tuctuc, aunque habrá que negociar el precio (si sois duros de roer, podéis conseguir ir al centro por menos de 30.000 kip -3€-). Una vez en la ciudad, no perdáis la oportunidad de disfrutarla a tope. Aquí algunas ideas basadas en lo que vimos e hicimos en Luang Prabang:

1. Levantarte antes del amanecer para ver la procesión de monjes budistas. Si no estáis familiarizados con el budismo, sabed que los monjes y monjas deben comer de donativos. Lo primero que hacen por la mañana (al salir el sol), es salir a pedir comida a cambio de oraciones. Es un espectáculo único PERO POR FAVOR, respetadlos y no hagáis fotos con flash, ni muy cerca, ni les habléis o toquéis (sobre todo si sois mujeres). Si queréis participad, comprad comida de las vendedoras y sentaos en uno de los taburetes para dársela.

2. Alquilar una bicicleta para visitar los innumerables templos del casco histórico. Aunque puedes ir a pie y hacerlo en varios días, con el calor que hace te puedes animar a hacerlo en bici.  A pesar de que hay coches y tuctucs, el tráfico en el centro es fluido y tranquilo. En la calle principal hay infinidad de templos budistas, cada uno tiene una particularidad y solo hay algunos de pago. El templo de la Ciudad Dorada (Wat Xieng Thong), que está al final de la península, es el más impresionante y representativo de la arquitectura religiosa de Laos. La entrada cuesta 20.000kip (2€).

Recordad que, para entrar en los templos, tanto hombres como mujeres deben cubrir sus hombros y las piernas hasta las rodillas, y descubrirse la cabeza.

Wat Xieng Thong
Wat Sop Sickaram

3. Maravillarte con los murales de cristal en el Museo Nacional. El antiguo palacio real es ahora un pequeño museo donde se pueden ver las salas de coronación y recepción (las más impresionantes por sus paredes), las habitaciones de los reyes, y la colección de coches (que no es tan relevante, la verdad). Hay algunos paneles explicativos en inglés pero mucha gente contrata guías (disponibles en muchos idiomas). El billete se compra a la entrada del jardín, y da derecho a ver también el templo (justo enfrente de la taquilla) donde guardan la figurilla de buda Prabang (de ahí el nonbre actual de la ciudad). Antes de entrar al museo, deberás dejar tus pertenencias en unas taquillas (gratuitas) al lado del teatro (dentro de los jardines), donde puedes aprovechar para comprar entradas para un espectáculo.

Templo Prabang
Museo nacional

4. Pasearte por el mercado nocturno de artesanía y comprar un recuerdo. Cada día, al final de la tarde, los vendedores empiezan a instalar sus puestos de venta o de comida en la calle principal del centro. Dos callejones casi interminables donde se vende de todo, desde imanes a bolsos, desde vestidos a peluches, desde pinturas a pañuelos de seda… No dudes en regatear un poco si algo te interesa y disfruta del ambiente nocturno. Cerca de la oficina de turismo (que no tiene gran cosa, por cierto), hay un callejón estrechísimo lleno de puestos de comida muy baratos. Es mejor si vais muy temprano, cuando no hay apenas gente y se puede andar.

5. Conocer los efectos de la guerra gracias a UXO Laos. ¿Sabías que Laos es el país más bombardeado del mundo? Durante la guerra de Vietnam, los Estados Unidos lo bombardearon indiscriminadamente y a día de hoy sigue habiendo millones de artefactos sin detonar que matan o mutilan cientos de personas cada año. Gracias a la financiación extranjera, esta organización cumple dos misiones: informar a la población de cómo actuar en caso de encontrar uno de estos artefactos, y limpiar terrenos para usarlos en la agricultura o urbanización. La entrada es gratuita pero podéis hacer una donación. No os perdáis los vídeos que proyectan en la sala de detrás.

6. Conocer de cerca las etnias de Laos en el Taec. Si no te sientes listo para emprender una excursión a las montañas e interactuar con estos pueblos de primera mano, puedes visitar el centro de artes tradicionales y etnografía. Aquí tienes varias exposiciones para conocer las principales etnias de Laos, comprar artesanías o hacer un taller. Hay visitas gratis en inglés todos los días a las 3 de la tarde.

Hay muchas otras organizaciones que promueven la cultura artesanal de las etnias de Laos y venden sus productos. Aunque los precios se asemejan a los europeos, ellos aseguran que los artesanos reciben un salario digno. Taec también tiene su tienda en el centro, con otras marcas como Ma Te Sai, u Ock Pop Tok, quien además propone talleres (podéis leer sobre mi experiencia aquí).

7. Bañarte en las cataratas Kuang Xi. Una de las tres cataratas a los alrededores de Luang Prabang, quizás la más conocida. Hay muchas excursiones organizadas por agencias o por los propios hoteles. Por tan solo 4€ puedes ir y volver en tuctuc (una hora de trayecto en cada sentido), con dos horas para visitar y bañarte. Los tuctucs privados salen por lo menos a 20€ y esperan más tiempo!. También hay excursiones que combinan las cataratas con otras actividades como trekking. En este caso, mira en todas las agencias de la calle principal para ver cuál te ofrece el mejor precio si te unes a un grupo.

8. Descubrir los sabores de la cocina laosiana en una clase de cocina. Aunque también os animo a descubrir los platos esenciales de la gastronomía de Laos en uno de sus innumerables restautantes o puestos de comida en el mercado nocturno, podéis disfrutar de una velada diferente haciendo una clase de cocina. Hay varios restaurantes que proponen este servicio, y no podría recomendaros solo al que fuimos nosotros. Comparad precios y menús en internet o en persona, y elegid el que más os interesa. Nosotros lo hicimos con el restaurante Tamarind, no fue caro y preparamos seis platos. También nos hablaron del Bamboo Tree.

En el menú: pescado en papillota de bambú, pollo en citronela al carbón, arroz glutinoso, geoll picante, sopa de calabaza verde…

9. Subir la interminable escalera de la colina Phu Si para ver la puesta de sol. Estará lleno de turistas por doquier que suben a este templo para ver el atardecer y las vistas de la ciudad. Muchos recomiendan subir por detrás pero yo creo que es mejor bajar, justo antes de que el sol desaparezca por completo, para así apreciar las vistas. Además, del otro lado hay restaurantes diferentes a los que podéis ir antes de terminar vuestro día.

10. Disfrutar de una película gracias al festival de cine de Luang Prabang. Tiene lugar a final de año y presenta filmes de países del sudeste asiático. Si no coincides en las fechas, no dudes en acercarte al hotel Sanctuary, aunque no te alojes en él. Todos los días a las 7 de la tarde proyectan en el jardín de manera gratuita la primera película hecha en Laos, Chang, en los años 20. Lo único que tienes que hacer es comprar una bebida. Si lo que te apetece es algo más moderno, no muy lejos de allí, el bar L’Étranger proyecta películas más recientes cada noche, misma hora, solo a cambio de una consumición (también propone cosas para cenar). Aquí, por cierto, podéis comprar y vender libros de segunda mano.

11. Hacer una excursión por la selva con un guía local. Para esto tendrás que contactar una de las agencias de la calle principal, como dije antes, comparando precios, porque el guía local es eso, local, y no suele hablar inglés. Pero es genial porque conoce perfectamente la jungla y la montaña; a nosotros nos salvó de una serpiente 😱. Pasamos por pueblos de etnias hmong y khmu, por plantaciones de árboles de caucho, por la montaña y el valle (de camino a la catarata Kuang Xi). Debes ir protegido contra el calor (crema, gorro y gafas) y los mosquitos (esprai y mangas largas), y beber mucha agua.

Puedes combinarlo con un paseo en kayak por una de las ramas del río Mekong, o un circuito en bicicleta de montaña. Algunas agencias son muy famosas, como Triger Trail, o Green Discovery (la que usamos nosotros). Infórmate y compara precios siempre.

12. Hazte un masaje laosiano. Existen muchos salones de masaje en el centro histórico, los más baratos ponen masaje de una hora por 4€ (no puedo hablar de la calidad), pero la mayoría están entre 6 y 8 euros. El masaje de Laos se realiza con presión de las manos y dedos, completamente diferente a otros estilos donde te embadurnan de aceite, y es bastante fuerte. Tras leer las críticas en internet decidimos ir al Hibiscus, a pesar de que no tenían buena nota por el trato (lo cual fue cierto), pero los masajes estuvieron decentes y el establecimiento es bonito. En el Lao Red Cross donan una parte de beneficios a pueblos pobres del país.

13. Pasear en barco por el río Mekong. Hay varias empresas que proponen cruceros de día o de noche, algunos con comida, algunos privados, algunos con fiesta y alcohol… Seguro que encuentras tu preferido. Si no, puedes cruzar en una especie de ferry al otro lado para ir a ver algunos templos en la otra orilla.

14. Disfrutar de la influencia francesa. Cométe una crepe con chocolate en un puesto callejero, o un cruasán en pastelerías como Le Banneton. Hay bocadillos con pan occidental y pan de molde, y hasta patatas fritas. Para alguien que lleva viajando varios meses, volver a comer este tipo de cosas es agradable. Sobre todo si lo acompañas de un batido de fruta fresca (mis favoritos son el mango y la fruta de la passión, mejor si van juntos).

15. Pero sobre todo, hagas lo que hagas, no dudes en pasearte por el centro histórico (protegido por la Unesco), observar su arquitectura, perderte entre sus callejuelas para descubrir un nuevo templo escondido, ir a comer al margen del río en una terraza (donde te picarán todos los mosquitos), escuchar el discurrir de la vida diaria de sus habitantes y sus visitantes. Disfruta de la burbuja atemporal en la que parece estar sumergida y déjate llevar.

¿Has estado en Laos? ¿Crees que debería añadir algo más en la lista?

3 comentarios en “15 cosas que hacer en Luang Prabang”

  1. ¡Me ha gustado mucho las ideas que has dado! Los templos me parecen una preciosidad con esas fachadas y el centro histórico es muy bonito!.
    ¿Le gente te entiende bien en inglés?

    Me gusta

    1. Sí, por lo general las ahencias de excursiones, hoteles y restaurantes hablan inglés, a veces básico pero bien. En el mercado de noche es más limitado pero consigues negociar. El idioma no fue problemático.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s