Personal

Lo que pasó en Japón (primer viaje)

A todo el mundo le digo que Japón es el ecuador de nuestro viaje porque cuando nos vayamos de allí nos quedará menos de la mitad del tiempo que habíamos previsto pasar fuera. Aunque vamos a acortar la duración del viaje (más detalles sobre esto pronto), en total estaremos en Japón casi dos meses y medio. Es nuestra segunda vez aquí y nos encanta poder descubrir la cultura mucho más de cerca, lo bueno como lo malo, claro está. Hay muchas cosas que me fascinan y quiero seguir conociendo; y otras que me ponen de los nervios, como ese machismo institucionalizado y un cierto desdén hacia los extranjeros. Pero bueno, ya hablaré de mis conclusiones una vez nos vayamos de allí en junio. Ahora quiero recordar lo que hicimos durante el primer mes.

Llegamos al aeropuerto internacional de Osaka el 20 de marzo, desde Tailandia, con la intención de disfrutar de la floración de los cerezos. El primer día fuimos al museo de la vida tradicional (o algo así). En la última planta tienen una reproducción a tamaño real de un barrio de Osaka antiguo, puedes pasearte por todas partes para mirar las casas y comercios, e incluso puedes alquilar un kimono para hacerte fotos. En la planta de abajo tienes dioramas y maquetas de Osaka antes y después de la guerra.

Parece un pueblo de verdad!
Una cocina antigua japonesa

El segundo día fuimos al parque de atracciones de Universal Studios. El problema es que eran vacaciones escolares y a pesar de ir entre semana, estaba abarrotado. En un solo día no da tiempo a hacerlo todo, necesitas dos o tres. Hay un pase especial para hacer menos colas pero cuesta carísimo, sobre todo cuando el pase de un día no es nada barato. Tienes que elegir bien lo que quieres hacer y aprovechar las colas de “single rider”, donde te montas sin tus amigos pero reduces el tiempo de espera. Mi parte favorita fue la de Harry Potter, por supuesto (un objetivo más cumplido), y la de Jurassic Park. ¡La montaña rusa del dinosaurio es espectacular!

Almorzamos en Las Tres Escobas. La comida no estuvo mal (cara pero es lo normal), pero la cerveza de mantequilla estaba ASQUEROSA!!!!! No os gastéis el dinero!
Autofoto con el expreso de Hogwarts

Un día quedamos con nuestra amiga Erika, con la que fuimos a un karaoke. Tuvimos nuestra propia sala y pudimos elgir canciones en varios idiomas. Me hizo mucha ilusión hacer algo tan auténticamente japonés, especialmente tras haberlo visto en tantos mangas y animes. ¡Incluso me animé a cantar algunas canciones en japonés!

Erika y yo cantando (no recuerdo el qué)

Tras unos días intensos en Osaka, fuimos rápidamente a Kyoto para seguir viendo los cerezos. Ya habíamos visitado estas dos ciudades en 2012, pero no es lo mismo ver los parques, las riberas y los jardines llenos de flores. Nos dimos un paseo por el barrio tradicional, sin entrar en los templos que ya habíamos visto la vez anterior, sino disfrutando del ambiente primaveral e incluso del calor de ese día tan soleado. Nos sentamos en todos los parques y bancos que vimos con tal de apreciar el espectáculo florido.

Me encanta que las japonesas se pongan los kimonos para ir a ver las flores, tengo un montón de fotos robadas 😄

Después de tantos días de turismo, nos vino bien descansar un poco en Kobe cuidando de un perrito. Se llama Louie y al principio lo pasamos mal porque el pobre estaba triste y nos tenía miedo. Luego se acostumbró y fue duro decirle adiós. Esta es su cuenta de Instagram si queréis verlo. Allí pudimos descansar, ver la tele, cocinar… y visitar la parte antigua de Kobe un día. Os hablaré más de esta ciudad porque voy a pasar dos semanas más en mayo haciendo un curso de japonés.

Un Starbucks en una casa centenaria, Kitano, Kobe
En este barrio se asentaron europeos y por eso la arquitectura es de esa influencia. Kitano, Kobe.
Templo en Kitano, Kobe. Cerezos en flor por doquier!

Continuamos hacia el oeste, parando primero en Himeji para descubrir uno de los castillos mejor conservados de Japón. ¿Sabíais que lo desmontaron por completo, arreglaron y volvieron a montarlo? Es increíble porque la estructura es gigantesca e intricada. Me decepcionó la falta de explicaciones sobre las salas. Había paneles sobre las curiosidades arquitectónicas pero nada sobre para qué servía cada lugar. Por cierto, por solo 40 yenes más tenéis acceso a los jardines justo al lado, que no son espectaculares pero están bonitos.

Castillo de Himeji al fondo
Castillo de Himeji de cerca

Después descubrimos la tranquila ciudad de Okayama, conocida por su jardín, uno de los tres mejores del país. A los japoneses les gusta hacer listas de las 3 mejores cosas de tal categoría, como castillos o jardines. Pero Okayama es una ciudad pequeña simpática, pasamos tres noches y nos paseamos mucho. Es conocida por el héroe Momotaro, una leyenda japonesa muy famosa.

Jardines en Okayama. ¿Os he dicho ya que me encantan los cerezos en flor? Para este había cola!! Muchas parejas de novios (de boda) en trajes tradicionales para hacerse fotos.
Jardines en Okayama. Las palmeras nos hicieron gracia.

Desde Okayama se pueden hacer varias excursiones interesantes. Nosotros fuimos a Kurashiki, que tiene una parte antigua muy bien conservada. Visitamos la zona del canal, la antigua fábrica de textiles, y una casa de varios siglos de antigüedad. Se puede hacer en medio día, aunque si queréis hacer algunos de sus numerosos museos, ¡necesitaréis más tiempo!

Canal en Kurashiki. Cerezos otra vez.
Casa antigua en Kurashiki

La siguiente parada fue Hiroshima, donde la mayoría de hoteles estaban llenos y acabamos cogiendo uno un poco más caro de la cuenta (ya que intentamos respetar un presupuesto diario), pero que valió la pena por la ubicación y aún más por el onsen (baño termal). A mí me da mucha vergüenza bañarme desnuda con completas desconocidas, pero aquí no había casi nadie, de hecho una vez estuve totalmente sola y me lo pasé genial metiéndome en las diferentes bañeras. Esto es algo que hay que hacer si vais a Japón, por muy pudorosos que seáis.

En Hiroshima no todo fue diversión porque visitar el parque memorial y, sobre todo, el museo (por solo 200¥), fue bastante duro. El museo es de lo más completo, y está en inglés. La información es muy, muy detallada y llegas a comprender la magnitud de la explosión atómica, así como la situación política mundial antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Lo más emotivo fue ver los testimonios de supervivientes (vídeos subtitulados en inglés) y los objetos donados por familiares (ropa, juguetes, libros…).

Pájaros de papel hechos por niños de todo el mundo pidiendo la paz. Puedes llevar el tuyo y dejarlo en un altar.
Cenotafio en el parque del memorial por la paz (lleno de esculturas y homenajes de toooooodo tipo)
La cúpula de la bomba atómica. El epicentro está a 160m al sureste de este edificio, que ha sido preservado como memento de la catástrofe.

También aprovechamos para hacer una escapada a la famosa Miyajima con su torii en el mar. La verdad es que me esperaba algo más espectacular. Hay ciervos paseándose por el pueblo (aunque para ver ciervos os recomiendo más ir a Nara), se puede andar por la montaña, hay una calle comercial tradicional (por favor probad el dulce en forma de hoja de arce relleno de chocolate o crema), y visitar el templo desde donde tendréis la mejor vista del torii.

El famoso torii, es la entrada oficial al templo, pero está en el agua
Un templo pequeñito en Miyajima y la pagoda al fondo
El de chocolate estaba de muerte pero había un montonazo de sabores diferentes.

Tras despedirnos de Hiroshima, nos dirigimos a Yamaguchi para pasar un mes en una granja haciendo workaway (trabajo a cambio de cama y comida). Esta región es rural, con mucha costa y mucha montaña, pero si venís por primera (incluso segunda) vez, no os recomiendo venir hasta aquí. No hay nada especial que ver, es mejor hacer escala en Shimonoseki si vais dirección Nagasaki.

Además nuestro workaway fue un poco decepcionante porque vendían una experiencia de inmersión en familia japonesa pero en realidad los extranjeros/trabajadores estábamos siempre solos, en una zona a parte, y no los veíamos en todo el día (a veces ni siquiera durante el trabajo de por la mañana). Todos los otros compañeros estaban igual de desilusionados, especialmente cuando no nos daban instrucciones claras pero no tardaban en reñirnos si no lo hacíamos bien… Casi todos se fueron antes del tiempo que habían prometido, y nosotros les dijimos adiós a las dos semanas.

¡Adiós!

Mientras estuvimos allí intentamos aprovechar para saborear la vida tranquila del campo, pasear, montar en bici… y conocer a los otros trabajadores/viajeros. Hemos hecho buenas amistades y compartido algunos buenos momentos. Además mi francés y yo celebramos nuestro primer aniversario de bodas en Yuda, donde fuimos a un onsen y cenamos fuera.

La ciudad de Yamaguchi tiene algunos sitios interesantes que ver, en especial el centro memorial de Francisco Javier, quien vivió allí varios meses de misionero. Muchas cosas expuestas pero casi ningún cartel en inglés (la entrada es gratuita). También hay algunos templos y parques, pero si no, id a Yuda (un poco más al sur) para hacer un onsen o remojar los pies en los baños gratuitos de la calle.

Memorial Francisco Javier. Pocos carteles en inglés u otro idioma que el japonés pero si os interesa esta parte de la historia (persecución cristiana) os recomiendo venir. Es un capítulo muy interesante de la historia japonesa y sus primeros contactos con occidente

Y con esto se han cumplido 30 días en Japón. Ahora estamos en… ¡Corea! Una escapada de una semana a Seúl para cambiar de aires (tras una mala noticia), y reponer fuerzas para volver al país del sol naciente hasta el 8 de junio. Hemos optado por no bajar más, sino que volveremos a Kansai y después Kanto para terminar nuestro viaje en Japón. Si queréis ver más fotos, id a mi cuenta de Instagram ya que publico más a menudo!

3 comentarios en “Lo que pasó en Japón (primer viaje)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s