Lifestyle

Cómo reducir gastos en nuestra vida diaria: algunas ideas

Parte de mi objetivo de respetar más el medioambiente consiste en reducir mi consumo en general. Mientras que hay áreas en las que no puedo recortar el presupuesto, como es la alimentación (sobre todo si pretendo tener una dieta sana y de calidad), hay muchas otras maneras que he encontrado fáciles para consumir menos y ahorrar más. No solo evito la tentación de malgastar el dinero en artículos inútiles, sino que además ese dinero lo puedo invertir en cosas que me gustan mucho más, como es ir a un restaurante o escaparme un fin de semana de viaje. He aquí algunos de los trucos que sigo.

Prensa y libros.

Solo compramos el periódico un puñado de veces al año, especialmente en verano, para ver los eventos locales cuando estamos de vacaciones. No estamos suscritos a ningún medio, no compramos revistas todas las semanas. Para las noticias, vemos la televisión o leemos los periódicos en línea. Si compráramos una revista y un periódico a la semana, gastaríamos unos 60€ al año aproximadamente. Una revista mensual serían entre 25€ y 30€. ¿Te parece poco? Sigue sumando.

Para los libros, cada vez más vamos a rastros y tiendas de segunda mano. Evidentemente no siempre está disponible el último bestseller, pero normalmente encontramos algo que nos interesa y pasamos un buen rato leyendo sinopsis. Si realmente quieres un libro en concreto, puedes preguntar en la biblioteca de tu localidad si tienen pensado comprarlo y hacer una reserva. Si un libro nuevo cuesta una media de 20€, leyendo uno al mes te puedes gastar unos 250€ al año. Con la biblioteca y libros de segunda mano puedes ahorrarte hasta 200€.

Ropa y accesorios.

Este es un apartado en el que el presupuesto debe ser pensado. Por supuesto, lo ideal es aprovechar la época de rebajas (en enero y julio) o de promociones (cada vez más comunes sin importar la fecha). De todas maneras no hay que caer en la trampa del “está muy barato” y acabar comprando prendas que no te pondrás más de una vez (hablo por experiencia). Si midiera así mi armario, me habría ahorrado muchos euros en ropa que no he usado apenas.

Compra con la cabeza, lo que realmente te hace falta. Pero sobre todo, compra productos que van a durar, invierte quizás un poco más en la calidad, en fabricación nacional, en marcas comprometidas con el medioambiente… No dudes también en darle una oportunidad a las tiendas de segunda mano, muchas veces se encuentran verdaderas joyas, y algunas tienen una función humanitaria.

Ocio.

Todo dependerá de lo que te guste hacer. Si tu afición es comer en restaurantes galardonados y jugar al golf, estas actividades serán onerosas por mucho que consigas ahorrar. Sin embargo existen infinidad de trucos para salir y pasárselo bien gastando poco.

A nosotros nos encanta el cine, así que aprovechamos las promociones 2×1 o las compramos con antelación en tiendas autorizadas (esto aún no lo he visto en España pero en Francia me ahorro casi 3€ así). También existen tarjetas de afiliados en ciertas cadenas de cine que, aunque supongan una primera inversión, pueden compensar a largo plazo.

Para esta y otras actividades, podéis consultar las páginas webs de cupones como Groupon. Es en realidad una plataforma de lanzamiento y promoción para empresas, donde podéis encontrar descuentos de todo tipo. Desde menús de degustación, pasando por sesiones de spa, o hasta salto en paracaídas… encontraréis opciones muy interesantes. Lo importante es que consultéis con detenimiento las condiciones de uso de cada cupón y las fechas de utilización. En algunos casos podéis obtener hasta un 50% de descuento.

Comida.

La clave está en saber qué tipo de dieta queremos llevar. La mayor parte del tiempo los productos más  caros en nuestro carro de la compra son los alimentos procesados: refrescos, dulces, aperitivos, comidas precocinadas… Solemos pensar que son muy prácticos pero a la larga ni son sanos (altas cantidades de sal y azúcar, conservantes varios…) ni son baratos, y sobre todo no  son nada ecológicos. Aunque no digo que esos productos no puedan consumirse esporádicamente por alguna ocasión especial, no pueden ser parte central de nuestra dieta. Necesitamos productos naturales y sin procesar, aunque eso signifique pasar un poco más de tiempo en la cocina.

Ya hay cada vez más supermercados que ofrecen comprar al peso y sin envase, no únicamente fruta y verdura, sino  legumbres, cereales, pasta… Hasta líquidos como zumos y vino,  o productos de limpieza del hogar. ¿No es maravilloso? Así solo compramos una pequeña cantidad y no se nos caducará en casa, evitando  acabar en la basura. Es un paso más hacia el cero desperdicio (zero waste) en todos los sentidos.

Y si no queréis que se desperdicie nada, no hay como comprar al día. Es decir, no hacer una compra enorme una vez por semana sino ir en varias ocasiones para descubrir las ofertas de cada tienda. Además, puedes aprovechar los productos que van a caducar pronto y tienen grandes descuentos.

Estos son algunos de los trucos que nosotros seguimos en casa para ahorrar dinero en el día a día. Si vosotros tenéis otros consejos, no dudéis en compartirlas en los comentarios ya que ¡cualquier idea es bien recibida si podemos ahorrar! Podéis también echar un vistazo al kakebo del que os hablé el año pasado, ayuda mucho a controlar los gastos diarios y sobre todo ver dónde va el dinero.

2 comentarios en “Cómo reducir gastos en nuestra vida diaria: algunas ideas”

  1. Totalmente de acuerdo, yo he puesto en práctica esos “trucos” también. Y uno que he notado mucho este año, ha sido “invertir” un poquito en aislar mejor mi casa, y no veas cómo se ha notado en la factura de la calefacción!. Digo “invertir” porque compré silicona para aislar bien bordes de las ventanas y armarios empotrados (hemos descubierto que entra mucho aire por los marcos) y un termostato digital (que fueron 20€) para programar la calefacción. La diferencia ha sido de una media de 30€ al mes en invierno… así que ha salido rentable. Hay que pensar y analizar los usos y consumos que se tienen habitualmente y ver cómo mejorarlos (además de ahorrar, muchas veces también hacemos mejor por el medio ambiente). Me voy a ver el kakebo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s